viernes, 11 de noviembre de 2011

LA ÚLTIMA REELECCIÓN DE DÍAZ

En 1908, Díaz queriendo dar al pueblo de los estados unidos la impresión de que en su gobierno reinaba la democracia, declaró al periodista James Creelman que “El creía que el pueblo mexicano estaba ya apto para ejercer sus derechos cívicos sin peligro de que se trastornarse el orden; que no vería mal la fundación de un partido de oposición y que no deseaba continuar en el poder”.

Es indudable que los científicos agrupados en su unión liberal, el llamado círculo de amigos del general Díaz y los grupos gobiernistas vieron en las declaraciones del presidente un peligro para su situación de dominio.

El pueblo mexicano creyó en las declaraciones del dictador, y los elementos más capaces decidieron constituir partidos políticos de oposición para intervenir en la lucha electoral que pondría fin a ala dictadura.

Desde el año 1900, el ingeniero Camilo Arriaga inicio desde San Luis Potosí la organización de clubes liberales en toda la república.

En 1901 se reunió en la capital potosina el 1 congraso liberal mexicano con el fin de organizar el partido liberal mexicano, que trataba de levantar la bandera política del liberalismo.

En este congreso, al que asistieron cerca de 300 delegados, entre los que figuraban los hermanos Flores Magón, Juan Sarabia y el profesor Librado Rivera, tomaron acuerdos como la resolución del problema agrario para los campesinos, pidiendo además para los trabajadores de la ciudad el derecho de huelga y la jornada de 8 horas.

Los delegados iniciaros una activa campaña político-social; lo que alarmó profundamente a Díaz quien tomó sus medidas para escribir el 2do. Congreso del partido liberal, citado en S.L.P. en enero de 1902.

En enero de 1909, se organizó el partido democrático, compuesto de elementos en su mayoría porfirista, pero no científicos, por lo cual no se intentaba hacer nada acerca de la dictadura, pretendiendo una evolución pacífica dentro del régimen efecto de cambiar el régimen personal, de la dictadura por el imperio de la ley y de la constitución.

Exigía la reforma del sistema electoral; lucho por la libertad de pensamientos, el respeto de la libertad y a la vida humana; la moralización de la justicia y el útil empleo del tesoro publico; abogaba, por el fomento de la educación pública y reclamaba el respeto al municipio libre.

Proyectó también la creación del ministerio de agricultura, que se promoviera la libertad política agrario y el crédito interior y solicitó la expedición de leyes sobre acicidentes de trabajo.

El presidente de este partido fue el Lic. Benito Juárez Maza, con quien colaboraron otros intelectuales de la clase media.

A principios de 1909, se organizó el partido antirreleccionista, que postulaba el principio de sufragio libre, no reelección. Firmaron el manifiesto de dicho partido entre otros, Francisco I Madero, Emilio Vázquez Gómez, Filomeno Mata, etc.

En dicho manifiesto se hacia una crítica de la administración porfirista, afirmando que en ella la justicia amparaba al más fuerte, que la instrucción pública sólo se impartía a una minoría, que los mexicanos eras postergados a los extranjeros y se hacia un llamado al pueblo para que asistiera a las próximas elecciones.

Muchos de los adeptos al partido democrático, que aceptaban la candidatura presidencial de Díaz para las elecciones que habrían de realizarse en 1910, proponian al general Bernardo Reyes para la vicepresidencia, formando el partido reyista.

Este partido se organizó de manera rápida en toda la república; pero como reyes declaró que no aceptaba su postulación a la vicepresidencia, el partido reyista se disolvió en numerosos elementos de el se afiliaron al partido antirreeleccionista. Otros elementos reyistas de ideología avanzada constituyeron el partido nacionalista democrático.

Este grupo consideraba que la revolución era indispensable para destruir el régimen social que la dictadura había impuesto. Sus principales dirigentes fueron el ingeniero Angel Zozaya y el periodista Diego Arenas Guzmán.

A fines de 1909 se iniciaron los trabajos para la nueva reelección del general Díaz. Este manifestó sus deseos de no aceptarla pero los científicos insistieron para que siguiera al frente de la presidencia por un sexenio mas.

El 26 de junio de1910 se llevó acabo la elección, en lo que todo estaba preparado para el triunfo de Díaz- Corral, siendo ambos declarados para el sexenio 1910-1916.

Díaz y Corral fueron declarados triunfantes y así inició su último periodo gubernamental el general Díaz.

Durante los largos años de su gobierno el general Díaz tuvo que enfrentarse a serios problemas internacionales, de los cuales podemos mencionar los siguientes:

1.- La protesta presentada por el gobierno mexicano ante el de los Estados Unidos, por la penetración de tropas americanas, en territorio mexicano en persecución de ladrones y asesinos que se refugiaban en nuestro país. Al fin México logró arreglar este asunto en forma amistosa y que fuera reconocido el gobierno del general Díaz (1877).

2.- México no había reconocido la soberania que Inglaterra ejercía en Belice; pero en 1893 concertó un tratado que significó la cesión de aquel territorio a cambio de impedir la introducción de armas para los indios mayas, con lo cual se dio fin a la guerra de castas en Yucatán y quedó terminada la cuestión de límites con el gobierno inglés.

3.- En 1894 los guatemaltecos invadieron el territorio mexicano, desconociendo el tratado de límites firmado en 1882; por fortuna, Guatemala reconoció en un nuevo tratado los límites fijados anteriormente y se obligó a pagar una indemnización por los perjuicios causados durante la invasión.

Y para resolver en lo sucesivo los conflictos entre las naciones americanas se discutió la cuestión del arbitraje en la segunda conferencia panamericana, celebrada en México en 1910.

1 comentario: